Parentalidad Adolescente – Particularidad

Tamaño de texto principal
achicar
normal
agrandar
Publicado el Categorías conflictos, estímulo, Familia, motivación, Niñez, Paternidad, Responsabilidad Parental, vínculosEtiquetas , , , , , , , ,

“se funda en una concepción democrática donde el ejercicio de las responsabilidades parentales relativas al cuidado y la educación de los hijos/as es más abierta, participativa y plural, y por sobre todo, horizontal en tanto todos/as los/as integrantes de la familia son sujetos que requieren igual consideración, atención y respeto, de acuerdo a sus particulares necesidades, capacidades y habilidades”

Marisa Herrera y Verónica Spaventa

familia adolescente

Parentalidad Adolescente – Particularidad

Durante la adolescencia las situaciones conflictivas, son aún más difíciles de sobrellevar que en la adultez. Cuanto más lo será la realidad de la Paternidad. Si afrontamos de forma incorrecta ésta problemática, se puede traer aparejado un gran daño en los miembros de la familia.

Los progenitores de una adolescente que debe asumir la Responsabilidad Parental se encuentran frente a la no tan fácil tarea de colaborar y cooperar con el crecimiento y desarrollo de su nieto, dejando que su hijo se abra camino en la toma de decisiones responsables en la vida del nuevo miembro de la familia. [1]

Abordar la temática de forma positiva, es complejo y por tanto es dable entender, que se cometerán errores.

El ejercicio de la Responsabilidad la tiene cada progenitor respecto de su hijo. A los fines que la convivencia sea constructiva y pacífica para todos hay un objetivo clave que se tiene que tener en miras: la comunicación. Re validar el diálogo dando lugar a la comprensión, el respeto por la forma de pensar del otro, el hacerse cargo de los propios errores; hace que las relaciones se desarrollen con mayor fluidez.

adolescenteEs de singular importancia saber ser cautos, ir receptando los cambios paulatinamente, de manera tal que sea más fácil para todos los miembros del grupo familiar, afianzarse en la nueva realidad.

Fortalecer los vínculos y hacer un único “frente” ante la situación, es lo que sirve de base para sustentar la Responsabilidad Parental, propia y del hijo-padre.

Lo antes dicho se corresponde con lo predispuesto por la Convención sobre los Derechos del Niños, la que a lo largo de su articulado hace especial énfasis, en los roles, las tareas del hogar y la crianza de los niños.

ARTÍCULO 644.- Progenitores adolescentes. Los progenitores adolescentes, estén o no casados, ejercen la responsabilidad parental de sus hijos pudiendo decidir y realizar por sí mismos las tareas necesarias para su cuidado, educación y salud.

Las personas que ejercen la responsabilidad parental de un progenitor adolescente que tenga un hijo bajo su cuidado pueden oponerse a la realización de actos que resulten perjudiciales para el niño; también pueden intervenir cuando el progenitor omite realizar las acciones necesarias para preservar su adecuado desarrollo.Embarazo - Corazón

El consentimiento del progenitor adolescente debe integrarse con el asentimiento de cualquiera de sus propios progenitores si se trata de actos trascendentes para la vida del niño, como la decisión libre e informada de su adopción, intervenciones quirúrgicas que ponen en peligro su vida, u otros actos que pueden lesionar gravemente sus derechos. En caso de conflicto, el juez debe decidir a través del procedimiento más breve previsto por la ley local.

La plena capacidad de uno de los progenitores no modifica este régimen.[2]

El Código, establece actualmente todo lo concerniente a la Responsabilidad Parental y su ejercicio por parte de los hijos adolescentes. Estipula qué tareas tienen asignadas como progenitores, su especial rol en el crecimiento y desarrollo de sus hijos. Teniendo en cuenta que existen ciertas pautas a considerar, a la hora del cuidado y educación de los nuevos miembros de la familia.

También enmarca, el ejercicio de la Responsabilidad de los padres del adolescente, indicando especialmente en qué circunstancias debe intervenir e incluso oponerse cuando los actos del adolescentes atenten contra el interés superior del niño. Estas intromisiones pueden ser realizadas tanto en cuanto a actos del adolescente como así también en caso de omisiones que pudieran resultar perjudiciales. [3]

Siempre se tiene en miras que el progenitor adolescente debe integrar su consentimiento con asentimiento de su propio progenitor, tratándose de actos que revistan cierta trascendencia en la vida del niño.

Laura Marien Rodríguez Hortt

 

[1]Pedro Uruñuela y María Luz Sánchez García-Arista: “Guía para las familias: Orientaciones para afrontar los conflictos y dificultades familiares”; CEAPA (Confederación española de asociaciones de padres y madres de alumnos); España; 2.012.

[2]CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN – Ley 26.994.

[3]Nelly Minyersky: “Los nuevos paradigmas en las relaciones familiares. Código Civil y Comercial de la Nación – Ley 26.994”; en Revista: Reformas Legislativas. Compendio de doctrinas; Argentina; 2.014.

Podés comentar en este artículo de distintas formas:

O rellená el siguiente formulario: Tu dirección de email no será publicada. (*) campos obligatorios