Abordaje preventivo y herramientas útiles para afrontar las problemáticas de Clima Laboral

Tamaño de texto principal
achicar
normal
agrandar
Publicado el Categorías clima laboral, conflictosEtiquetas , , , , ,

El clima laboral dentro de las organizaciones mantiene una relación dialéctica con las vinculaciones de las personas que las integran. Estas son variables que se retroalimentan y constituyen mutuamente. Al mismo tiempo ambas están condicionadas por diferentes factores que actúan de manera sinérgica dentro del ambiente. Como punto de partida para instaurar un clima cohesivo, debe darse principal valor a la comunicación de la Misión, Visión y Valores con el fin de generar la unificación y cohesión de los objetivos económicos y personales de cada trabajador, con los productivos y organizacionales de la empresa. Esto implica una apertura a los trabajadores para que se sientan parte de un proyecto mayor y se dirijan a los objetivos empresariales en consecuencia.

Brindar reconocimiento respecto al aporte que hace el trabajador a la organización es fundamental para fomentar un sentimiento de cohesión, que colabore para que éstos incrementen su capacidad productiva. Implica connotar positivamente su accionar, su perfil de puesto y sus tareas, así como también su motivación y entusiasmo para desarrollar su puesto. Estas connotaciones positivas respecto al desempeño del personal, conducen a propiciar un vínculo en el que el trabajador se vea reconocido por la compañía que lo nuclea, genera una percepción positiva no sólo respecto a su concepto de ésta, sino también al desempeño que el trabajador tendrá en correspondencia con su nivel de satisfacción. La retroalimentación que puedan manifestar los miembros de una organización, respecto a sus gerencias, implica un dato de gran importancia para evaluar la situación actual de una compañía y las posibilidades de desarrollo o crecimiento, así como los puntos fuertes que permiten sostener óptimas modalidades productivas.clima-organizacional

Gran parte de la motivación de los trabajadores está basada en sustratos materiales o económicos, por lo cual es importante atender a las valoraciones que éstos realizan en cuanto a este tema. En ocasiones la indagación respecto a insatisfacciones puede proporcionar resultados negativos como modo de alarma o expresión de una realidad; otras veces implica una oportunidad que aprovechan los trabajadores para procurarse aumento en los beneficios materiales. Cualquiera sea el caso, vale observar los números y ponderarlos dentro de la realidad macro-económica, de forma tal que se pueda replantear medidas en caso de ser necesario. En este sentido, ante disparidad de opinión sobre el sueldo, puede incrementarse la satisfacción proporcionando modificaciones pequeñas que impliquen a otro tipo de variables. Cambios en los beneficios que reciben los trabajadores, más allá de los valores económicos, proporcionan un clima ameno y distendido, en el que se pondera al trabajador como un ser complejo. Proporcionarles la posibilidad de que se expresen abiertamente, en lo relativo a los incentivos económicos, implica un paso indispensable para la optimización de su satisfacción. Hacer un constante análisis y revisión de las condiciones de desarrollo e incentivo material y de status de los trabajadores, propiciaría la comodidad de éstos y, a este respecto, incrementaría el sentimiento de satisfacción y principalmente el orgullo respecto a la compañía.

Así mismo, fomentar los buenos vínculos entre los compañeros de trabajo, procurar brindarles un ámbito en el que desarrollar un círculo social de importancia, proporciona un clima dentro del cual el trabajador se siente satisfecho y trabaja productivamente en consecuencia. En este sentido, analizar la razón por la que los trabajadores no poseen buenos vínculos entre ellos adquiere relevancia. En ocasiones, circunstancias personales, competitividad, baja auto-estima, ejercen influencia en la modalidad de vinculación que efectuamos. En consecuencia, es propicio regular las formas comunicacionales que se manejan para evitar generar situaciones de competencia entre compañeros, que devengan en conflictos intra-organizacionales. Del mismo modo, procurar mediación en aquellos lazos tirantes que entorpezcan el proceso productivo o el clima saludable dentro de la organización, es crucial. Si bien no es facultad explícita de la gerencia tomar cartas en este asunto, implicaría una gestión satisfactoria y saludsueldo-emocional_portadillaable evidenciar preocupación por las relaciones entre los trabajadores, al tiempo que movilizaría a éstos a un incremento en su satisfacción laboral y la consecuente mejora en la calidad y nivel de productividad.

En los casos en que las dificultades entre trabajadores exceden las posibilidades de acción de la gerencia, sería recomendable tener presente una rotación del personal dentro de diferentes áreas de manera de no incentivar el conflicto, sin, por el contrario intentar dirimirlo, permitiendo a las partes tomar cierta distancia.

Atender a las opiniones e ideas de los trabajadores, proporcionar un momento en que se pondere su rol dentro de la organización, para propiciar así una mejora en la calidad del vínculo, y la consecuente optimización del desempeño, es de suma importancia para un clima laboral armónico. Por lo tanto, desde el rol de encargados se recomienda ejercer una modalidad de autoridad participativa, proporcionando espacios de contribución a los trabajadores, en los que puedan expresarse. De esta forma se obtienen resultados óptimos respecto a la pr
oductividad debido a la congruencia y sentido de pertenencia e identidad que dirige la labor de todos los integrantes de la organización. Esto implica un elemento primordial, un eje para el desempeño del personal.

Escuchar con regularidad a las demandas de los trabajadores, considerar sus opiniones dentro de un marco de lógica cooperación, en el cual exista una correlación entre el nivel de exigencia que se les pide, con la participación que se les brinda en la toma de decisiones y la escucha de sus ideas. Es propicio generar vinculaciones positivas, circunstancias laborales favorables para una productividad óptima, en las que el liderazgo se caracterice por una cohesión entre los intereses de los trabajadores y de los mandos medios, orientados a la misión y objetivos de la compañía. Adquiere importancia evaluar la posibilidad de una revisión en la forma de liderazgo que se ejerce. Un líder que da participación a quienes comanda, es considerablemente respetado y ponderado, implica una persona que valora a los trabajadores y lo que éstos pueden brindar, como también alguien que busca un trabajo conjunto, con comunicación bidireccional, trabajando como un equipo.

La escucha activa predispone favorablemente al sentimiento de pertenencia y genera incremento en la percepción de participación. Por otro lado, al darle valor al trabajador dentro de la compañía, se ejerce un liderazgo respaldado por la opinión de los trabajadores, en el que la percepción de líder es compartida por todos los miembros y a través del cual, se impide que surjan líderes informales o disputas de poder.

Es recomendable pdibujo2roporcionar capacitaciones a los trabajadores. Esto influye de manera directamente proporcional sobre su sentimiento de adecuación y autoestima respecto a su desempeño, al tiempo que mejora notablemente la efectividad en el desarrollo de sus actividades. Es favorable acompañar la búsqueda de perfeccionamiento y calificación por parte de la empresa con planes de capacitación para todos los trabajadores; logrando, de esta manera, un mejoramiento directo en la calidad del servicio ofrecido y de las prácticas de la compañía en general. La retroalimentación de los trabajadores en cuanto a su puesto de trabajo arroja resultados sumamente positivos, principalmente en lo que respecta a sus aptitudes para desarrollarlo, el conocimiento de la nomenclatura de su puesto de trabajo y al conocimiento de las actividades que se desempeñan.

Dejá un comentario

O rellená el siguiente formulario: Tu dirección de email no será publicada. (*) campos obligatorios